Quiénes somos

Las Pías Discípulas del Divino Maestro somos una congregación religiosa fundada en Alba (Italia), el 10 de febrero de 1924, por el sacerdote Santiago Alberione.
 
El centro de nuestra vida y misión es Jesucristo Maestro, Camino, Verdad y Vida de la humanidad (Jn 14,6).
Su llamada y envío a anunciarlo, a través de las formas propias de nuestro carisma, nos constituye en mujeres nuevas que, como María y las demás mujeres del evangelio, le seguimos siendo sus discípulas y apóstoles.
Nuestra Congregación ha nacido en el seno del proyecto de fundación de una gran familia religiosa: la Familia Paulina.  

Las Pías Discípulas (y, con ellas, la Familia Paulina) son fruto del sueño de un joven seminarista italiano, en los albores del pasado siglo. En la noche de paso de siglo (31 de diciembre de 1900), los seminaristas de Alba hicieron una oración prolongada ante el Santísimo Sacramento. De la Eucaristía vino una luz especial, y el joven Alberione "se sintió profundamente obligado a prepararse para hacer algo por el Señor y por los hombres del nuevo siglo, con quienes habría de vivir... La Eucaristía, el evangelio, el papa, el nuevo siglo, los nuevos medio ... la necesidad de un nuevo escuadrón de apóstoles se le clavaron de tal modo en la mente y en el corazón que luego dominaron siempre sus pensamientos, oración, trabajo interior y aspiraciones. Se sintió profundamente obligado a servir a la Iglesia, a los hombres del nuevo siglo y a trabajar con otros".


Ese sueño del Espíritu en Alberione, que él mismo relata en su escrito autobiográfico Las abundantes riquezas de su gracia, fue la semilla de la que más tarde nacería la Familia Paulina, con el carisma de evangelizar a través de los medios de comunicación social.