En la Familia Paulina

Así lo expresa nuestra Regla de Vida:

"Somos partícipes del proyecto unitario de Familia Paulina: vivir y comunicar a Jesucristo, Camino, Verdad y Vida a la humanidad de hoy con los medios más rápidos y eficaces que el progreso humano ofrece.

Nuestra Congregación, llamada a cultivar la comunión, "está en la raíz de la vid, para obtener la savia que alimentará la planta, para que dé frutos de santidad y de apostolado" (art.6)

"En la comunión eclesial, somos parte de la Familia Paulina, fundada por el beato Santiago Alberione así constituida: Sociedad de San Pablo, Pía Sociedad de las Hijas de San Pablo, Pías Discípulas del Divino Maestro, Hermanas de Jesús Buen Pastor, Instituto Reina de los Apóstoles para las vocaciones, Institutos agregados: Jesús Sacerdote, San Gabriel Arcángel, María Santísima de la Anunciación, Santa Familia, y la Asociación Cooperadores Paulinos.


Compartimos el mismo espíritu y participamos en el único proyecto: vivir y dar al mundo a Jesucristo, Camino, Verdad y Vida.

En la Familia Paulina ejercemos un ministerio mariano hecho de presencia orante y de caridad, engengrando, en la madurez de la fe, nuevos apóstoles de la comunicación social.
En ella, con nuestra vida eucarística, recordamos a todos la primacía de Dios a quien hemos de adorar y dar gracias" (art. 68).


Un grupo de hermanas y hermanos de la Familia Paulina,
al término de los Ejercicios Espirituales, febrero de 2012