Iconos de vida paulina

FRANCISCO CHIESA

Nació en Montá de Alba (Italia) el 2 de abril de 1874. Realizó sus estudios en el seminario de Alba, y se doctoró en filosofía en Roma, en teología en Génova, y en derecho eclesiástico y civil en Turín, de cuya facultad de derecho llegó a ser director. Destacó en la enseñanza, a la que se dedicó durante más de cincuenta años, tanto en el seminario como en la Sociedad de San Pablo.
Fue párroco de San Damián durante treinta y tres años, y canónigo de la catedral de Alba. Su parroquia llegó a ser la más destacada de la diócesis, tanto por el nivel de vida espiritual como por la organización catequética y pastoral.
Fue el padrino de la Familia Paulina, director espiritual del venerable Santiago Alberione y de la mayoría de los sacerdotes de la diócesis.
Con ocasión de su muerte en Alba, el 14 de junio de 1946, el obispo mons. Luis Grassi lo calificó como “el mejor de los hijos de la diócesis”. Su secreto: a lo largo de sus cincuenta años de sacerdocio, fue siempre fiel a las dos horas de adoración eucarística. Su amor a la palabra de Dios era tan grande que se sabía de memoria toda la Biblia.   

Oración por intercesión del venerable Francisco Chiesa
Jesús, sumo y eterno Sacerdote, 
te doy gracias por los dones de doctrina, 
santidad y gracia que concediste al sacerdote Francisco Chiesa.
 
Por su intercesión, santifica, ilumina, conforta y protege 
a los obispos y sacerdotes de la Iglesia: 
que todos sean santos, conforme al deseo de tu corazón; 
que un día tengan a su alrededor en el cielo, 
como su corona y su gozo, 
un ejército de personas llevadas a ti. 
Bendice también a todos los que les ayudan.
 
Y si es conforme a tu voluntad, glorifica, Señor, en la tierra 
a este fiel sacerdote, 
y a mí concédeme, por su intercesión, 
la gracia que confiadamente te pido.
 
Jesús, Sacerdote eterno, envía buenos trabajadores a tu mies.
 
Gloria al Padre.