Iconos de vida paulina

ANDRÉS BORELLO
 
Nació en Mango (Cúneo) el 8 de marzo de 1916. A los veinte años, el 8 de julio de 1936, respondiendo a la llamada del Señor, ingresó en la Sociedad de San Pablo como aspirante a Discípulo del Divino Maestro.
Era tan grande su amor a la vocación y a la Congregación que, con el consentimiento de su director espiritual, en marzo de 1948, ofreció a Dios su vida para que todos los llamados fueran fieles al don de la vocación. Esta intención lo acompañó en oblación constante y sufrida hasta su muerte. Jesús acogió el ofrecimiento de su discípulo bueno y fiel. Afectado por una grave tisis, moría santamente, el 4 de septiembre de 1948, despidiéndose de los hermanos con estas palabras: “¡Querámonos siempre mucho; adiós, hasta el cielo!”
 
Oración por intercesión del venerable Andrés Borello
Señor Dios nuestro, que para comunicar a los hombres 

tu amor de Padre, 
has enviado a la tierra a tu Hijo único, Jesucristo, 
y lo has constituido Maestro, 
camino, verdad y vida de la humanidad, 
por intercesión de tu fiel discípulo, 
el venerable Andrés Mª Borello, 
haz que los instrumentos de comunicación social: 
prensa, cine, radio, televisión, video y todos los audiovisuales, 
sean siempre empleados para gloria tuya 
y para la elevación humana y espiritual de los hombres 
y de la sociedad.
 
Por el sacrificio de su joven vida, 
multiplica en la Iglesia y en el mundo los sacerdotes, 
religiosos y laicos 
que se consagren a este multiforme apostolado, 
e inspira a todos los hombres de buena voluntad 
para que cooperen con la oración, 
la acción y los medios económicos, 
para que, con estos poderosos medios, 
la Iglesia proclame el evangelio a todos los pueblos.
 
Si es tu voluntad, glorifica a este fiel discípulo y, 
por su intercesión, 
concédeme la gracia que ahora te pido…
 
Gloria al Padre.