Iconos de vida paulina

TIMOTEO GIACCARDO

Nació en Narzole (Cúneo), el 13 de junio de 1896. Siendo aún adolescente, se encontró con Santiago Alberione e ingresó en el seminario de Alba. Sensible a las nuevas exigencias de los tiempos, y abierto a los modernos medios pastorales de evangelización, en 1917, con el consentimiento de su obispo, pasó del seminario a la naciente Sociedad de San Pablo. Fue el primer sacerdote paulino.
Vicario general de la Sociedad de San Pablo, colaborador fidelísimo del Fundador, se prodigó sin reservas a favor de las Congregaciones paulinas, a las que él llevó como en brazos desde su nacimiento.
Ofreció su vida para que la Iglesia reconociese la congregación de las Pías Discípulas del Divino Maestro. Y el Señor aceptó su ofrecimiento. Falleció el 24 de enero de 1948, víspera de la fiesta de la Conversión de san Pablo y, entonces, memoria de los santos Timoteo y Tito, fieles discípulos de Pablo.
 
& De sus escritos:
 
«Jesús Eucarístico, yo te amo. ¡Vivo para ti! No sería capaz de vivir sin tu presencia»
«¿Tenéis dudas? María es la luz. ¿Estáis desconcertados? María es la seguridad. ¿Estáis tristes? María es causa de alegría. Fijaos en ella y tendréis alegría y paz»
«Es imposible acercarse a san Pablo y no verse transformados. La devoción es, ante todo, conocimiento: las cartas de san Pablo revelan su espíritu»  
 
Oración por intercesión del beato Timoteo Giaccardo

Jesús Maestro, camino, verdad y vida, 
te doy gracias y bendigo tu corazón 
por el gran regalo del evangelio 
y por haber llamado al beato Timoteo Giaccardo 
a predicarlo en todo el mundo 
con los medios de comunicación social.
 
Por intercesión de tu siervo fiel, haz que todos lo acojan, 
lo lean y lo escuchen con fe viva, 
según el espíritu de la Iglesia, 
y que todos tus fieles, siguiendo el ejemplo del beato Timoteo, 
lo difundan con el mismo amor con que tú, Señor, lo predicaste.
 
Jesús Maestro bueno, glorifica en tu Iglesia a este sacerdote, 
que gastó su vida por tu gloria y por la salvación de los hombres, 
y por su intercesión, concédeme la gracia que ahora te pido…
 
Jesús Maestro, camino, verdad y vida, ten piedad de nosotros.
 
Gloria al Padre.